Protestaron ante Embajada Canadiense por depredación de mineras en México


Gobiernos mexicanos ofrecen tierras como una prostituta a extranjeros
Oaxaqueños denunciaron que un grupo paramilitar los agrede
Prensa nacional destacó riesgo nuclear por mina cercana a Laguna Verde
Nos oponemos a minería en un territorio verde: LaVida
Javier Hernández Alpízar.– A través de una ventanita con un cristal de por medio pretendió la Embajada Canadiense en la Ciudad de México recibir a los defensores del territorio y del medio ambiente de los estados de Veracruz (la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental, LaVida), San Luis Potosí (Frente Amplio Opositor a la Minera San Xavier, FAO) y de San José del Progreso, Ocotlán, Oaxaca (Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán, Copuvo), quienes buscaron un diálogo y entregar un documento acerca de los asesinatos y crímenes cometidos por mineras de capital canadiense en territorio mexicano.
Asesinatos y crímenes tales, como el reciente homicidio de Bernardo Méndez Vázquez y las heridas de bala infligidas a Abigail Vázquez Sánchez, cuando intentaban evitar que despojen del agua a las comunidades de Ocotlán para la Mina Cuzcatlán.
Las agresiones de la policía municipal, con armas R15 de uso exclusivo del ejército, además del presidente municipal, reducido a empleado de la minera,  Alberto Mauro Sánchez, acompañado de su hermano Carlos Sánchez Muñoz, contratista de obras para la mina, y el regidor Gabriel Pérez Ruiz, son apenas la punta del Iceberg de otros crímenes cometidos por empresas mineras canadienses en San Luis Potosí, Oaxaca, Guerrero, Chiapas, y donde quiera que la indolencia de las autoridades municipales, estatales y federal mexicana les han permitido explotar minerales como oro y plata a tajo abierto.
Por ello, después de una rueda de prensa ante medios nacionales en el local del Centro de Derechos Humanos Agustín Pro, los denunciantes fueron ante las oficinas de la Embajada Canadiense en la Ciudad de México (Schiller 529, colonia Bosque de Chapultepec, en Polanco), para informar a las autoridades canadienses de los daños ambientales, a la salud, y de la corrupción de autoridades e incluso de la formación de grupos paramilitares, por parte de las empresas de su país.
En comunicado público de la Copuvo, han denunciado que: “La complicidad de las autoridades de tres niveles de gobierno con la Minera Cuzcatlan se hace más evidentes cuando en reiteradas ocasiones les fue informado, y hecho llegar las evidencias fotográficas y filmaciones, de las agresiones cometidas en diversos momentos, tanto por la llamada Asociación Civil San José Defendiendo Nuestros Derechos (creada y financiada por la minera), presidida por Servando German Arango, así como por las mismas autoridades municipales y de los cuerpos policiacos de la policía estatal y federal, en contra de los integrantes de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán, por lo que denunciamos que el objetivo principal de la empresa minera ha sido la obtención de excesivas ganancias económicas por encima de la vida y la tranquilidad de nuestro pueblo”.
Pero los canadienses no recibieron a la delegación de ciudadanos mexicanos, quienes al salir comentaron: “Ni siquiera nos recibieron, de hecho la manera en que pretendían un diálogo estos ciudadanos canadienses en territorio mexicano, es a través de una ventanita, a través de un teléfono, con un cristal en medio”, como en una prisión, dijo un representante del FAO.
No hubo ningún diálogo, no se entregó nada, porque es indignante que nos quieran recibir de esta manera, poniendo una barrera de por medio para una comunicación que se estaba buscando”.
Otro mexicano comentó “el trato tan indigno que nos dan estas personas, es lamentable esta actitud… ahora entendemos por qué la actitud de sus empresas, pues así son sus gobernantes, qué esperamos también de sus inversionistas. Con esto nos dan la razón, por la manera como nos miran, no nos miran como iguales, nos miran como si fuéramos inferiores, nos tratan como animales, es un rato indigno. Hago este llamado, no es posible que nuestro gobernante se vaya al extranjero a ofrecerles las tierras como si fuéramos una prostituta, quien cualquiera venga y las explote como quiera, mientras que estos señores no se dignan siquiera a recibirnos como a iguales. Nos vamos muy indignados. Ya entendemos por qué son así sus empresas.”
Otro participante comentó con ironía “esta actitud de sus empresas es lo que ellos llaman responsabilidad social corporativa.” Y comenzaron las consignas contra Felipe Calderón.
Por la mañana, en el local del Centro Pro, LaVida, en las voces de Emilio Rodríguez, Rosalinda Hidalgo y Abigail Marín, dio una rueda de prensa sobre el proyecto minero canadiense “Caballo Blanco” en Alto Lucero y Actopan, en compañía de un delgado del FAO y Bernardo Vázquez de Copuvo, (integrantes de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, ANAA ) y Rurik Hernández de la REMA (Red Mexicana de Afectados por la Minería), así como Beatriz Oliveira de Greenpeace.
Lo que más llamó la atención de medios como Excélsior y La Jornada, fue la cercanía del proyecto minero, tres kilómetros de la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde, lo cual calificaron como “riesgo de accidente nuclear”. Y con la participación de delegados de San Luis Potosí y Oaxaca se amplió el panorama de los daños que la mina a cielo abierto ha ocasionado ya en México. La gran mayoría empresas de capital canadiense, por lo que se hizo la protesta por la tarde ante su embajada.
En preguntas y respuestas, el delegado de San José del Progreso habló de los paramilitares que minera Cuzcatlán armó para agredir a opositores a la mina en Oaxaca. Invitó a la manifestación ante la embajada canadiense, en el DF, a las 4 de la tarde, en contra del modelo minero depredador.
De los riesgos del cianuro para la salud humana, “lo menos conjuntivitis, lo más; la muerte”, explicó LaVida. Ni siquiera el 1% de las utilidades de la inversión o ganancias de las minas se queda en las comunidades. Están dejando migajas.
El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) exenta de impuestos por extracción a las mineras, no pagan nada de impuestos. Usan servicios outsourcing, sin derechos laborales.
Actualmente la empresa minera está invadiendo las rutas de evacuación dispuestas para una evacuación de la zona en caso de emergencia radiológica, denunció LaVida. Las sustancias tóxicas transitarán hacia la mina en caminos donde cotidianamente ocurren accidentes. En caso de lluvias, tormentas, huracanes no habrá manera de contener el agua con lixiviados y con cianuro.
Laguna Verde necesita purificar su agua para enfriar el reactor, “¿está preparada para lidiar con metales pesados?”, cuestionaron.
México se comprometió a nivel mundial a evitar un Fukushima en nuestro país, pero el gobierno no se ha pronunciado sobre mina a 3 kilómetros de la planta nuclear.
Las mineras no sólo dependen de gobierno federal, gobiernos estatales y municipales cuentan, población puede negar la licencia social, explicó el FAO.
México les está regalando el oro a las minas y luego se los está comprando (a empresas canadienses) a 1 mil 600 dólares la onza, a precio de oro.
Los veracruzanos “nos oponemos a la minería en un territorio verde y nos oponemos a la mina Caballo Blanco”, se despidió LaVida, agradeciendo la presencia de los medios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s