Foro en Economía de la UNAM con Doña Trini y Julieta Egurrola

índice

Atenco activa el llamado a la solidaridad

Foro en Economía de la UNAM con Doña Trini y Julieta Egurrola

Proyectos de carretera, de extracción de agua y de aeropuerto amenazan a las comunidades

Operador priista busca la privatización de la tierra para que ejidatarios vendan

Rapiña, ruptura del tejido social y delincuencia asolan a quienes han vendido

Zapateando

Con el lema “Peña Nieto activa el proyecto de aeropuerto… Atenco activa el llamado a la solidaridad” será realizado un foro en el auditorio Narciso Bassols de la Facultad de Economía de la UNAM, con la participación de Trinidad Ramírez (en el cartel anunciada humildemente como “habitante de Atenco”) y la actriz Julieta Egurrola. El foro se verificará el miércoles 7 de mayo a las 12 horas.

Con el motivo de esta reactivación del llamado a la solidaridad con los pueblos de Atenco y del valle de Texcoco ante los proyectos de aeropuerto, de una carretera y de extracción de agua de la región, Trinidad Ramírez y Hortensia Ramos, del Frente del Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, comentaron la situación que priva actualmente en entrevista para Zapateando.

Desde noviembre, explicó Doña Trini, anunciaron nuevamente el proyecto de aeropuerto y dijeron que van a hacer estudios precisamente en el territorio, en las tierras de Atenco.

Entonces, hemos venido trabajando con los ejidatarios para ver la situación de No a la Venta de la Tierra, porque la estrategia ha cambiado. El 22 de octubre de 2001, cuando amanecimos con el decreto expropiatorio, el pueblo respondió. La defensa de la tierra no dependió tanto de los ejidatarios, sino del pueblo de Atenco que dijo No a la Venta de la Tierra, no queremos ningún proyecto. Actualmente no es así, hoy depende mucho de los ejidatarios. Por eso hemos estado trabajando con ellos e hicimos un plan de acción que hemos venido realizando a lo largo de este año.

El 27 de abril, festejando el día del niño, hicimos un encuentro infantil de teatro, talleres y varias actividades culturales. El 1 de mayo, en lugar de marchar el 4 de mayo, marchamos el día primero, con la participación de gente de las comunidades. Después se hizo un reconocimiento a donde ya están estacando la línea para hacer una carretera que va a entroncar con la autopista Peñón – Texcoco y fue un recorrido de 26 kilómetros caminando, quitando estacas, para decir: Aquí No van a Pasar. Fue prácticamente todo el día, ese mismo día también se hizo una visita a unas cruces en el cerro, que se plantaron en nombre de los caídos, con los nombres de Alexis Benhumea, de Javier Cortés, y de otros compañeros, que a raíz de la represión arreció su enfermedad y murieron.

El 3 de mayo hicimos una conferencia de prensa en Nexquipayac, donde hubo también la posición de las personas, compañeros ejidatarios de las diferentes comunidades que dijeron: No a la Venta de la Tierra. Machamos después a Atenco, donde cayó Alexis pasamos a hacer una ofrenda. A las 4 de la tarde tuvimos en Atenco un acto político cultural por la demanda de las compañeras en la Corte Interamericana por la tortura sexual en 2006 en Texcoco y Atenco.

Ayer 4 de mayo hicimos un acto político cultural, donde recibimos a alrededor de 150 profesores de la CNTE que vienen en caravana manifestándose por la demanda legítima que tienen en contra de esa reforma que, como ellos dicen, ya es oficial, pero ellos no la van a pasar.

Hoy estamos acompañando a nuestras compañeras del caso Atenco ante la CoIDH y reconocemos esa firmeza y valentía que han tenido de haber llevado esa demanda a la Corte Interamericana. Y el próximo miércoles 7 vamos a tener, a las 12 del día, un foro en la Facultad de Economía en la UNAM. Esto es con el fin de seguir denunciando lo que está sucediendo en Atenco.

En Atenco, con línea, orden desde arriba para acabar con el ejido y despojarnos de la tierra, el comisariado priista está sacando su primer convocatoria, aún no cumple un año de ser comisariado y, lejos de estar al frente para defender el ejido, está al frente para entregarlo. Está sacando una convocatoria de asamblea donde está hablando ya del cambio de dominio pleno y todo está encaminado hacia la privatización de la tierra.

Nosotros no estamos dispuestos a aceptar esa imposición. Estamos tratando de hacer nuevamente conciencia con la gente, con los ejidatarios. Bueno, tú tienes un pedazo de tierra que si se vuelve privado, como es la pretensión de Peña Nieto, ya lo puedes vender. El problema es que tú vas a vender tu pedazo de tierra, te vas a beneficiar, pero junto con la tierra vas a entregar el agua. Y el agua es vital, no para unos, no para mil o para 500 ejidatarios, los que voten, sino que la afectación va a ser para el pueblo, para toda la región, para el municipio de Atenco. Ya estamos sufriendo la escasez de agua.

Es por eso que mantenemos esta lucha, reafirmando la demanda legítima de que La Tierra no se Vende, pero porque tenemos la razón. Por eso estamos realizando este trabajo, estas denuncias, porque también queremos que la gente se convenza de que tenemos que seguir esta lucha, unirnos todos. No podemos tener luchas aisladas cuando por todos lados nos están hablando de los proyectos, del despojo de la tierra, en Oaxaca con los eólicos, en Puebla con las mineras, en La Parota con las presas, por donde quiera con las carreteras, el agua…

México somos un pueblo que estamos siendo despojados, por eso creemos que es urgente unirnos. Porque si bien es cierto que todavía hay mucha apatía, que nos ven como un grupo de revoltosos que nos oponemos al desarrollo: No. Somos quienes estamos viendo que va a haber un daño tan grande, una devastación irreparables, si no nos unimos a los que levantan la voz. Nosotros estamos trabajando, quizás en nosotros no va a estar el cambio, a lo mejor no lo vamos a ver, pero sí nos corresponde y es un compromiso de cada uno de nosotros mantenernos en esta lucha, haciendo conciencia, por lograr que la gente se una a la lucha contra este daño que todos vamos a sufrir.

Entonces están los proyectos de Conagua, el proyecto carretero y el del aeropuerto, que no ha muerto…

El proyecto está vivo. Antes le decíamos al gobierno que cuándo nos preguntó si queremos vender la tierra. Pero ahora llegó de otra manera. Llegó haciendo algunos complejos alrededor y ahora dice: quieres vender tu tierra, ahora no te la pago a 7.20 pero sí te la pago a 150. Mira, y vas a tener esto y lo otro.

Hay otra cosa que tenemos que denunciar del comisariado ejidal priista, que está llamando a la certificación de los documentos y, bajita la mano, a quienes sabe que no simpatizan con el movimiento, les dice: oye, recuerda que esta tierra ya es del gobierno, pero si arreglaste tus documentos, la puedes vender, porque, mira, arregla tus documentos para que pase a dominio pleno y, ya siendo privada, nadie te va a evitar o a prohibir que la vendas.

La asamblea está convocada para el 18. Hay ocasiones en que no se hace en la primera convocatoria sino 15 días después, pero hoy creemos que, con las artimañas que trae, van a querer meter hasta a los muertos: me refiero a que meten títulos de gente que ya murió, todo eso lo tienen en sus manos, lo pueden hacer. Por eso nosotros estamos alerta en esta lucha, contra esta patraña del presidente del comisariado ejidal de San Salvador Atenco, el priista Andrés Ruiz Méndez.

Hortensia Ramos, también del FPDT, complementó

Por la venta de la tierra les darían tal vez un millón o dos millones, pero lo que ha pasado por ejemplo en la comunidad de Nexquipayac y de Ixtapa es que, al recibir el dinero, el tejido familiar se rompe. Porque entonces todos quieren hacerse cargo de los abuelos o las abuelas que tienen en posesión el ejido para que después les empiecen a dar dinero. Tienen que repartir ese dinero a los hijos, pero siempre hay alguien que se agandalla, que se avoraza más, que es el más ambicioso, que se trae para acá al abuelo y todo pasa, le quita el dinero.

Es una rapiña por ese poco de dinero que les dan, porque, en realidad, con un millón de pesos jamás se van a hacer millonarios, y es una rapiña, los hijos se pelean al padre, al abuelo, para que les dé y a él prácticamente lo dejan sin nada.

El gancho es a los abuelos y a las viudas. Les dicen: Vende tu tierra para que tengas una vejez digna, para que puedas vivir tu vejez tranquilamente. Pero la verdad es que después de dos años de haberles entregado un millón de pesos tienen una casa más grande, arreglada, un auto, pero la vejez digna todavía no la tienen. No han hecho nada, no pusieron un negocio, no se hicieron millonarios y si se quedaron con un auto que a la larga ya va a ser obsoleto, que les va a generar más gastos que beneficios, por el cual los hijos y los nietos se van a pelear, y lo peor de todo: sin tierra. Sin esa vejez digna que les está prometiendo.

La verdad es todo un engaño, hay que ver que rompe con el tejido familiar. Es algo que se vio mucho en las comunidades: hubo mucha delincuencia es esas dos comunidades, cuando se supo que ya eran millonarios. Pero ve a ver cómo está el pueblo y está igual, sí, unas pocas casas crecidas, pero el tejido social dañado y no hubo progreso, no es una gran ciudad, las escuelas siguen en malas condiciones, con falta de recursos, exactamente igual, pero sí con escasez de agua, delincuencia, y entre la gente un enfrentamiento de: tú me quitaste lo que era mío.

Cuando en realidad eso no era de nadie, eso es fruto de nuestros abuelos que lucharon por más tierra en el periodo de la revolución, que le quitaron a la hacienda esas tierras para hacerlas nuestras. Por eso finalmente no es de ellos, es fruto de la lucha de los abuelos que ahora, con poca conciencia, la venden.

Hay muchas implicaciones en esta situación de la venta de la tierra. Nuestras comunidades quedarían reducidas a seis cuadras porque todas nuestras comunidades están asentadas en ejidos: la cancha de futbol, la preparatoria, es ejido; la plaza está en ejido; toda la comunidad está en ejido. Entonces, como comunidad que está asentada en ejido, tenemos también el derecho de opinar y decirles a los ejidatarios, y tienen la obligación de escucharnos como pobladores que decimos no.

Porque un puñado de ejidatarios no pueden decidir el destino de una comunidad que tienen cientos de años ahí. Somos pueblos originarios, las iglesias tienen más de 400 años, nuestros pueblos ancestros tienen más. Si hacemos cuentas, somos pueblos originarios y no puede ser que unos cuantos ejidatarios decidan por toda la comunidad, por nuestras tradiciones, por nuestro futuro. Sin embargo, en ellos está la decisión y tenemos que trabajar con ellos para que se tome la más acertada para toda la comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s