Democracia tutelada por el neoliberalismo

Babel

Democracia tutelada por el neoliberalismo

Javier Hernández Alpízar

Cuando varios países del Cono Sur transitaron (para usar el lenguaje consagrado por academia y medios) de las dictaduras militares (impuestas por sus oligarquías y Washington para implementar sin trabas, por primera vez en el planeta, las políticas económicas neoliberales[1]) a las democracias (en su sentido “procedimental”, partidos y elecciones), en algunos casos, como el chileno, se hablaba de democracias “tuteladas”, porque habían dejado Constituciones y elementos estructurales del Estado que impidieran tanto juzgar a los militares y dictadores como desmantelar el neoliberalismo. Los ciudadanos de esos países han tenido que seguir luchando contra las viejas estructuras de las dictaduras y el neoliberalismo para poder acercarse a una democracia que sí tenga adjetivos (aunque le pese a Enrique Krauze) como democracia económica y democracia social.

En el caso de las transiciones o meras alternancias de partidos de derecha (neoliberales) a partidos de izquierda (normalmente ya bastante convertidos al neoliberalismo), como la alternancia a la que estamos asistiendo en México, podríamos hablar de democracias tuteladas, sobre todo, por salvaguardas que impiden desmontar el neoliberalismo y que, por el contrario, ponen como premisa del cambio de personal en el aparato estatal: no tocar los elementos esenciales del neoliberalismo. Se trata de una suerte de democracia con un claro adjetivo “neoliberal”, por más que la frase sea oxímoron: democracia neoliberal (adjetivo que sí debe gustarle a Krauze).

Para entender estos elementos, recurriremos a una conferencia de Fernando Escalante Gonzalbo, un sociólogo que no se puede etiquetar como marxista o radical de izquierda, sino un académico cuyo nombre está asociado al Colegio de México, uno de sus editores, y cuya conferencia puede ser publicada incluso por el Instituto Nacional Electoral (INE).[2]

La explicación podría titularse: De cómo la autonomía del Banco de México, los 43 tratados de libre comercio y el respeto al libre mercado financiero hicieron que perdiera sentido la oposición derecha/izquierda.

Escalante lo dice así: “Cuando desaparece prácticamente la posibilidad de plantear alternativas económicas, alternativas de política económica, pierde sentido la oposición política entre derecha e izquierda”.

Y lo explica de este modo: “Los mecanismos son los siguientes: Autonomía al Banco Central… Si tiene autonomía el Banco Central para definir política monetaria, entonces cosas tan fundamentales como devaluar o revaluar la moneda y, por lo tanto, hacer más o menos competitiva la economía, los pierde el Estado, ya no puede hacer eso. Pero no sólo, sino que todos los recursos de política monetaria industrial para incentivar la economía son neutralizados también. Porque si el Estado decide ampliar el gasto para estimular la economía, el Banco Central dice: “¡Uy, eso me va a producir inflación!, entonces restrinjo el circulante”, y puede contrarrestar las políticas.

“Si sumamos a esto, autonomía de bancos centrales para neutralizar políticas monetarias y fiscales, con tratados de libre comercio de todo tipo que amarran y que impiden políticas, por ejemplo, de subsidios, en teoría, prohíben subsidios, prohíben toda forma de protección de la industria local, etcétera… sí, y la liberalización de los mercados financieros, entonces la política pierde sentido.

“De hecho – sintetiza Escalante– el mecanismo básico es la liberalización de los mercados financieros, que hace que todos los Estados estén sometidos a los movimientos de capital: tienes que bajar los impuestos a las empresas, porque si no, los mercados se ponen nerviosos y el capital se va; no, no pongas mucha regulación ambiental, porque se ponen nerviosos y se van; no, no… pero tienes que desregular el mercado laboral… y este nerviosismo de los mercados condiciona la política de todos los Estados.

“Junten estas tres cosas: 1) tratados internacionales, empezando por la OMC, 2) autonomía de los bancos centrales y 3) liberalización del sistema financiero internacional, y la política pierde contenido. Da exactamente igual qué les ofrezcan los políticos. Pueden ofrecer que les van a regalar unas palomitas, una papitas fritas… nada fundamental, como política económica.

“Y la oposición derecha/izquierda pierde sentido –insiste el conferencista–, se vacía de contenido, y el resultado a mediano paso es una deslegitimación brutal del sistema representativo. Porque terminamos pensando que son todos iguales. Y, guárdenme el secreto: tenemos razón, porque no hay nada como alternativa.

“El descrédito –concluye el sociólogo–, la deslegitimación de la democracia, tiene que ver con la imposición del modelo económico.” (Transcripción de un fragmento de la conferencia “Neoliberalismo como proyecto cultural en América Latina”, tomada de YouTube).

En resumen, un académico mexicano, autor del libro Historia mínima del neoliberalismo, explica cómo, para evitar que la sociedad use la democracia para defenderse del “libre mercado”, los intereses del neoliberalismo quedan salvaguardados para blindar a un Estado y un país (ellos dirían “un mercado”) de cualquier viraje a la izquierda.

Entendiendo esta forma de democracia tutelada por las estructuras neoliberales blindadas e inamovibles, se pude explicar cómo el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador, aun si fue aplastante, casi carro completo, y con mayoría en el Congreso Legislativo, es totalmente inocuo frente al tutelaje neoliberal: 1) la autonomía del Banco de México, que el virtual presidente electo ya prometió respetar en campaña y en su “discurso del triunfo”; 2) los 43 tratados de libre comercio que México ha firmado con diversas naciones y 3) la liberalización del sistema financiero garantizada por esas estructuras y otras como los mecanismos internacionales (OMC; FMI; BM), candados que garantizan que el gobierno que viene no pueda tocar el neoliberalismo.

Esto lo ha reconocido el próximo coordinador de gabinete, el empresario de derecha (pinochetista[3], foxista) Alfonso Romo, quien ha prometido en prensa hacer de México un paraíso de las inversiones, es decir, un paraíso del neoliberalismo.[4]

Todo intento de generar inversión estatal y generar empleos, puede ser contrarrestado rápidamente por el Banco de México autónomo; todo intento de subir el salario de los trabajadores puede ser contrarrestado con medidas financieras o chantajeado con el nerviosismo de los capitales, a quienes el ingenio popular mexicano ha llamado capitales “golondrinos”.

Debe ser por esa razón que AMLO ha fetichizado la “lucha contra la corrupción” como panacea. La lucha contra la corrupción era una vieja bandera de la derecha empresarial antipriista y del panismo: que los políticos no roben, no desvíen recursos, no cometan peculado, porque ese es el problema: pero no cuestionar la explotación, ni el despojo, ni la excesiva concentración de la riqueza. Bajo el lema “primero los pobres”, se silencia el axioma: “pero sin tocar los privilegios de la plutocracia”.

Dado que no se pueden tocar los intereses de la oligarquía ni el andamiaje neoliberal, entonces “la corrupción” es el caballito de batalla de una izquierda sin un programa que la distinga de la derecha. Como dice Escalante Gonzalbo, sin la capacidad de proponer alternativas económicas no neoliberales, la oposición derechas/ izquierdas se vacío de contenido y perdió sentido: eso explica que un gabinete formado por zedillistas, foxistas, representantes de empresas como Monsanto, sean la propuesta de Obrador, y que su coordinador de gabinete sea un ex Amigo de Fox, pinochetista, cercano al Opus Dei y los Legionarios de Cristo, Alfonso Romo[5]. O bien, que la postura “moral” de Obrador lo haya hecho inflar al Partido Encuentro Social (PES) que no le aportó votos importantes (no alcanzó el 3% de padrón y perderá el registro), pero gracias al arrastre electoral (avalancha) de Obrador, tendrá 53 diputados evangélicos y ultraconservadores (el PES está vinculado a los defensores de los paramilitares que perpetraron la Masacre de Acteal, [6]. como está vinculado el ex secretario de gobernación zedillista y futuro titular de educación, Moctezuma Barragán.[7])

La legítima ira del electorado contra los responsables de dos sexenios de terror y violencia inauditos contra la población mexicana (PAN, PRI y PRD) ha llevado al poder a un partido, Morena, cuyo gobierno estará tutelado por instituciones del neoliberalismo, para su permanencia y vigencia asegurada y no sujeta al escrutinio de las urnas.

Por eso el sistema puede reconocer la derrota de sus candidatos de derecha y aceptar a un nuevo operador que será mucho más eficiente, en el sentido neoliberal del término, que buscará sanear las finanzas del Estado pero dejará intacta la estructura neoliberal y oligárquica del verdadero gobierno (de facto) en México.

Los mexicanos tendremos que seguir luchando para superar no a un partido u otro, sino a la estructura neoliberal blindada que tutela a una democracia mexicana por hoy incapacitada para procesar cambios en el modelo económico, un neoliberalismo impuesto por un shock violento: los sexenios sangrientos de Calderón y Peña Nieto, que equivalen a las dictaduras del Cono Sur y confirman la asociación entre terror de Estado y neoliberalismo.

[1] Puede verse al respecto el documental “La doctrina del shock”, basado en un libro y conferencia de Naomi Klein, disponible en español en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=yIhZjEsgsNQ

[2] Fernando Escalante Gonzalbo, “Neoliberalismo como proyecto cultural en América Latina”, conferencia que puede verse y escucharse en YouTube: https://www.youtube.com/watch?v=UYJIj2d3bdY Y una versión escrita del tema en “Senderos que se bifurcan. Reflexiones sobre neoliberalismo y democracia” en Conferencias Magistrales, Temas de la democracia. No 28, publicada por el INE y disponible en pdf: www.fernandoescalante.net/wp…/SENDEROS-QUE-SE-BIFUCRAN-8-11-2017.pdf

[3] La Jornada, 2005 http://www.jornada.com.mx/2005/03/28/index.php?section=economia&article=020o1eco

[4] Desinformémonos https://desinformemonos.org/mexico-tendra-que-ser-un-paraiso-para-la-inversion-privada-alfonso-romo-proximo-coordinador-de-la-presidencia-de-la-republica-de-amlo/

[5] Proceso, https://www.proceso.com.mx/171288/alfonso-romo-opus-dei-legionario-de-cristo-y-uno-de-los-supermillonarios-de-forbes

[6] Contralínea https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2014/08/24/pes-ph-dos-nuevos-partidos-derechistas/

[7] Zeta Tijuana http://zetatijuana.com/2017/02/la-masacre-de-aguas-blancas-y-el-olvido-de-amlo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s